type='text/javascript'/> Mundo Playmobxx: Con ganas de invadir Polonia

17.6.06

Con ganas de invadir Polonia


Mientras ayer pasaba un rato por lo de Molina (todo muy lindo, especialmente lo enfundado en verde), saludaba campesinas polacas, me clavaba un par de porciones de Guerrin, me daba cuenta que Florencia Abatte había llegado a los saldos, me compraba La Ventana Siniestra de Chandler, me dí cuenta que probablemente ella no esté más.

De ahí fui a lo de BC, donde vimos Go West de Buster Keaton. Al ritmo de Keaton disfrazado de diablo de cuya cola iban colgados todos los policías, me dormía pensando en que terminamos la escaleta del corto, en el gran proyecto de después, en las clases que todavía me faltan dar, en todos los parciales que tenía que tomar, corregir y entregar frente al círculo de violencia que generan los aplazados, en el artículo que parece que está saliendo pero en el que me tengo que apurar, en dónde iba a ver el partido de España.

Iba en el colectivo a la mañana de hoy pensando en Wagner o tarareando Lohengrin o alguna cosa así, en que bien que me hacía bañarme. Si fuera por mí, me estaría duchando todo el tiempo; sería como Cosmo Kramer viviendo en una ducha. Esa sensación de nuevo que te viene después de bañarte es, todavía, lo que más me hace acordar a los primeros días de colegio donde todos los útiles estaban en perfecto estado, donde los cuadernos estaban vírgenes y donde el papel secante era blanco.
En el medio de la clase, mientras me desconcentraba brutalmente frente a la pregunta de qué es nomológico, alcancé a pensar en este blog, en el descuido, en la inconstancia, en las pocas ganas que tengo a veces de escribir acá y en que me estaba quedando sin sustancia(s).

Por suerte, vienen las vacaciones de invierno, la mudanza, el retroceso o el adelanto.

9 comentarios:

julieta dijo...

No entendí, te colgás pensando si querés escribir o no?
Quién puede cuestionar tus/las ganas?
Andá a saber si las ganas son tan importantes.

Ganas, ganas.. no era un equipo de fútbol!?

Matías Pailos dijo...

son dos equipos de fútbol.

el tono menor increscendo te queda fenómeno. Nótese cómo a este le viene bien la sucesión de comas enumerativas.

Matías Pailos dijo...

son dos equipos de fútbol.

el tono menor increscendo te queda fenómeno. Nótese cómo a este le viene bien la sucesión de comas enumerativas.

nadie dijo...

A la misma hora, yo escuchaba cumbia villera desde la casa del vecino quien hacía gala de la potencia de sus parlantes. Me dieron ganas de invadir Polonia. El problema no son los judíos, los villeros, los putos o los hinchas de river. El problema es uno.

Playmobil Hipotético dijo...

julieta: si, es que tengo las personalidades divididas y hay una que se cuelga a pensar que quiere la otra.
pailos: increzco increzco
nadie; o el problema son los polacos? o el problema es wojtyla, lech walesa o el director técnico? eh?

la vida en pijamas dijo...

estuviste en lo de molina?

nos perdimos la oportunidad de conocernos cara a cara!

Playmobil Hipotético dijo...

moret: si, es verdad; escuche gentes presentándose como natalias pero ninguna terminaba de cuadrar en la imagen. Ya será otra vez.

Gonzalo Hernández Suárez dijo...

Creo que era Woody Allen también el que no hacía más que pensar en París estando en Nueva York y deseando volver a Nueva York no bien llegaba a París. Según mi amigo Troika eso se llama anedonia, una palabra por lo demás muy linda y que podría analogarse con los jet lags que le venían a Amalfitano con sus experimentos a lo Duchamp. En fin.

A mí también me vienen las (ganas) invasoras con Wagner. Pero no se debe acahacar todo a Allen. Kubrick también es culpable.

molina dijo...

Digo lo mismo que Moret.

(y no entendí lo de "enfundado en verde")