type='text/javascript'/> Mundo Playmobxx: Bee Movie: La educación de nuestros hijos

10.12.07

Bee Movie: La educación de nuestros hijos


No hay algo así como un feeling entre Seinfeld y los niños. Uno lo intuye cuando en la serie nadie tiene un hijo, y los pequeños representan más bien molestias (ir a conocer al bebé más feo del mundo, pelearse con el Bubble Boy, el niño que denuncia el marxismo de Kramer-Papá Noel, etc.); también en Curb your Enthusiasm, donde Larry tiene como premisa la ausencia total de hijos en su matrimonio, ahora en suspensión; es diferente en The New Adventures of Old Christine, pero bueno, obviemos las instancias refutatorias.

La cosa es que Bee Movie es, sin embargo, una película bastante divertida, con momentos que se inscriben dentro de lo bizarro o si se quiere dentro de lo raro que puede ser escuchar a Seinfeld haciendo de Seinfeld, levantándose una mina como Seinfeld pero convertido en una abeja.

La historia viene más o menos como toda película infantil: una abeja (Barry Benson) quiere recorrer el mundo antes de elegir un trabajo que durará para toda su vida en el panal, quiere descubrirse como autónomo frente al resto de la comunidad del panal y descubre que los humanos están robando la miel producida por su especie desde hace muchísimos años (lo hace, en uno de los momentos más extraños de la película, visitando una especie de campo de concentración de abejas – el panal del apicultor profesional) y decide demandar a los humanos.

Lo raro de la película es que las abejas ganan el juicio y como tenemos que devolver toda la miel, las abejas se encuentran con un sobrante infinito de stock y todas se convierten en haraganas, en una especie de inversión del cuento infantil. Y lo raro, lo infinitamente raro, es que las abejas no tienen un problema con esto; abandonan su literaria laboriosidad y se dedican a la nada; más bien son los humanos los que descubren que tienen un problema que es el de que no crecen más flores por la falta de polinización. Y esto se plantea más bien como algo estético: como que se acabaron las flores que eran tan lindas, y que tenían tan rico perfume y qué barbaridad, ahora no tenemos más geranios que regar, más margaritas para deshojar, más potus para poner en los decorados de la tele, etc.

Bueno, hasta acá no hay un verdadero problema en la película; el problema viene cuándo por esas razones humanas, Barry decide abandonar su autonomía, convence al resto de las abejas de volver a trabajar y encima es recompensado de varias y distintas formas. ¿Qué significa esto? ¿Tiene sentido preguntarse esto? ¿Exceso de moralina?

Distingamos entre que una película no tenga un mensaje, no quiera dar ningún mensaje moral y una que quiere – o le sale – dar un mensaje moral. Las películas para niños o para adolescentes tienen siempre un mensaje que la mayoría de las veces tiene que ver con descubrir la individualidad pero, al mismo tiempo, recomponerse con el grupo social – familia, amigos, etc. Acá la recomposición, la dialéctica del amo y del esclavo (qué carajo hago hablando de esto????????????), no llega nunca a la unidad final sino más bien a algo que se parece mucho a la moral del free-rider, los que disfrutan de los beneficios de la cooperación social sin acatar las reglas sociales. La “justicia” del reclamo de las abejas, su explotación por los seres humanos, es ignorada y aceptada para que la amiga humana de Barry pueda volver a vender flores. Volver al status quo le conviene a Barry y pura y exclusivamente a Barry; no a la comunidad de las abejas que, al menos durante la película, no pierden absolutamente nada por no trabajar. ¿La justicia puede traer consecuencias desastrosas?¿Es preferible aceptar lo injusto?¿Eso es el mensaje de la película? ¿Seinfeld era republicano al final?

7 comentarios:

Fix Perez Bracamonte dijo...

Interesante tu análisis, pero creo que el problema de las flores no era sólamente estético.
Según la lógica de la película (digamos, dando por cierta la premisa de que las abejas son el único o principal medio de polinización), no estamos hablando sólo de una falta de flores: hablamos de una falta de reproducción vegetal (al menos de las plantas con flor). Ergo, nos quedamos también sin maíz, sin trigo, etc., y sin gran parte de los productores de oxígeno. O sea, que no es sólo que la amiga de Barry se quede sin trabajo; los humanos se quedan sin comida y sin aire. Las abejas también, porque el stock de miel se agotaría algún día, y al no haber más materia prima...
Eso cambia un poco la elección de Barry: lo hace ecologista, ¡que es muy políticamente correcto!

Además, creo que todo se hizo para tener una excusa para hacer volar a las abejitas al son de "Here comes the sun".

El Mate Tuerto dijo...

Uno podría excusar a Seinfeld de dos maneras: (i) el mensaje no es que la justicia trae consecuencias desastrosas o que no trabajar está mal, sino que no hay felicidad sin actividad; (ii) la película lleva la parodia un poco más allá que lo que las películas infantiles suelen hacer, y exhibe el mensaje nefasto o meramente pernicioso que pueden o suelen llevar, pero lo adorno con guiños que hacen comprender al expectador inteligente que no: no se adhiere a esa bajada de línea, sino que se la critica.
Pero una historia más plausible es que S. cedió a presiones, o se quedó sin ideas, o los plazos se le vencían y la terminó de cualquier manera.

Matías Pailos

Lhasa dijo...

Me dieron ganas de verla... quizás refleje la injusticia, más que la justicia que existe en el mundo (las peliculas para niños, algunas más que otras, traen varios mensajes criticos contra nuestra sociedad: ya desde cuando nos traumaban cuando el cazador mataba a la madre de bambi). Pero no puedo decir nada antes de verlas.

Playmobil Hipotético dijo...

felix_ es verdad, en el fondo quiere tener un mensaje ecologista; el tema es que todo eso que decís es así, no hay duda; pero eso no está en la película, está en lo que uno sabe de la cuestión; y que no esté, que no se muestre ninguna otra consecuencia más que que las flores se pudran, para mí, es un problema que genera esta lectura. Y me paso justo lo contrario con la canción: en cuanto empezó "here comes the sun" pensé que cuanto mejor hubiera sido la original de los beatles.
pailos: es que si fuera una crítica a la bajada de línea típica, tendría que ser menos ambigua esa crítica o más evidente; el problema es que no se ve bien ni la crítica ni el mensaje; entonces uno puede decir que es una película sin ningún tipo de mensaje; ¿pero cómo leemos un mensaje entonces?
lhasa; vaya que se va a divertir; ¿y cómo es eso de no criticar antes de ver? si de eso vive el hombre!!

Anónimo dijo...

Pero los potus no dan flores, ergo no importa la polinización, así que los programas de cable seguirían su curso inexorable.

Zedi Cioso dijo...

Muy Buena crítica, ni Kojève podría haberlo explicado mejor.
Saludos

Lhasa dijo...

Ahora q vi la peli, entiendo más tu planteo. Debo disentir con vos en algunos puntos: Las abejas también están decepcionadas con el hecho de no tener que trabajar (el amiguito de Barry se lo deja bastante en claro en un momento de la película), solo que como son más inteligentes que los humanos saben que no hay que trabajar más de lo que se necesita... había miel de sobra... la producción tenía que ser frenada.

Más allá de todo, creo que el mensaje tiene un mensaje o al menos puede interpretarse de distintas maneras: (i) todo debe darse en su justa medida (esta bien que los humanos consuman miel, aunque no sea una necesidad de vida o muerte, de supervivencia), (ii) compartir con los humanos bajo el sacrificio del reino animal, esta bien (así si comemos carne no debemos sentirnos culpable y bla bla bla: la escena de la vaca dice algo), (iii) la justicia del hombre no es la "más justa" sino todo lo contrario: siempre hay buenos y malos y el que pierde hay que hacerlo m* por sus errores y al bueno, pobre victima del sistema, lo glorificamos cometiendo una parcialidad atroz que termina perjudicando a la sociedad en general.

Lo que no logro entender es como estas películas "son" para chicos, que verán a través de sus ojitos? Que entenderán?? Vaya a saber uno...

Sorry por lo extensa!