type='text/javascript'/> Mundo Playmobxx: Rancho aparte: hablemos de otra cosa

1.4.08

Rancho aparte: hablemos de otra cosa


Rancho aparte empezó al menos cinco minutos antes de lo previsto, imagino que por qué era la última función del domingo y nadie quería seguir trabajando en el Lorca; entré y como la pantalla estaba en un negro absoluto, la sala también. Reconozcamos que mi primer reacción fue “me tendría que ir de acá”; las posibilidades de la filmación de una película de terror o de la primera vez que un ladrón piensa ¿por qué no entro a robar en el Lorca? parecían bastante fuertes.

No, me quedé, prendí el celular (al pedo porque con la luz del celular enfocando el suelo apenas veía el comienzo de mi cintura) y me arrojé en lo que supuse era el primer asiento disponible que, efectivamente estaba disponible; más o menos a los tres minutos de estar sentado, la escena en la pantalla deja de ser protagonizada por la noche y cuando sale el sol, descubro que hay dos personas en el cine, incluyéndome.

Si yo fuera un tipo diferente al que soy, esa persona tendría que haber sido una mina con la cual después de terminada la película o en el medio, nos habríamos reído y habríamos empezado a gritar entre las voces de los actores. Pero era un hombre y trepó sus pies a la butaca de adelante. Estábamos a siete asientos de distancia; yo me saqué las zapatillas, las medias y creo que hasta me rasqué entre los dedos.

Rancho Aparte es una obra de teatro o la idea de una obra de teatro pensada por Julio Chávez y es bastante rara la decisión de haberla traducido a una película porque la trama ocurre prácticamente siempre en un único ambiente, el cual ni siquiera da la sensación de encierro. La historia en sí es la clásica oposición entre campo y ciudad, entre el que viene del campo a la ciudad y no entiende al campo y el que viene del campo a la ciudad, se queda y lo entiende y ya no quiere entender más al campo. La comunicación es imposible y Flehner se regodea en esa imposibilidad, creando situaciones que a veces son absurdas cuando quieren ser cómicas y a veces son angustiantes cuando quieren ser pintorescas.

Salí del cine, de nuevo a oscuras, y mientras la Avenida Corrientes se inundaba de ese clima postnuclear tan característico de las horas de la madrugada, pensé que mi novia debería ser cómo Grace Kelly en Rear Window.

3 comentarios:

julieta dijo...

pero si es una loca que lo único que quiere es engancharlo al tipo...

a mí me gustaría un novio como Hugh Jackman en X-Men, con el traje de Wolverine, por favor...

me gustó eso del clima post nuclear de la avenida corrientes... no me había dado cuenta, pero es verdad...

Angustiado dijo...

Vos también vas a ver cada pelicula...

julieta dijo...

es verdad... no querés ver las chinas y vas a ver justo ésta...

la sala 1 del cine lorca es la peor sala a la que fui en mi vida... no es una sala de cine. es un pozo horrendo...

hablando de pelis chinas, vi una que se llama "no quiero dormir solo" de tsai ming liang, en la lugones. buenísima. no hablan una palabra en toda la peli, pero las imágenes son impresionantes. puro cine. es el mismo director de "la nube errante", que también me gustó.

besos. julieta.