type='text/javascript'/> Mundo Playmobxx: La diferencia entre la moral y la ficción

17.4.09

La diferencia entre la moral y la ficción


A la hora señalada tiene dos cosas geniales y una discutible. Primero, a Grace Kelly de la cual me podría enamorar a cada segundo. Segundo, este plano perfecto.
Lo discutible es el sheriff Kane. Hace muchos años Kane mandó a chirona (qué divertido es decir chirona) a una banda de cuatro hermanos que finalmente salen, porque en el Estados Unidos de esa época también había jueces garantistas. Mientras los hermanos están esperando a un cuarto hermano para tomar venganza, Kane – que acaba de casarse al tiempo que jubilarse – busca ayuda entre los ciudadanos para defenderse y defender el pueblo. Los únicos que quieren ayudarlo son los borrachos, los niños ávidos de aventura y los discapacitados; el resto del pueblo, incluso su ayudante, le dan la espalda. Kane está sólo ante la banda de los Miller que quieren su sangre.
Según lo cuenta el guionista, Carl Foreman, la situación de Kane es una metáfora de la soledad que sintió cuando se lo puso en una lista negra durante el maccarthismo. Más allá de que es cierto lo que decía Hawks respecto a la inverosimilitud de la actitud del sheriff frente a un peligro que tampoco es tan grande, lo irracional es cómo Kane reacciona frente a ese sentimiento de desamparo social. En vez de huir – algo que todos y cada uno le dicen qué haga, con todos los argumentos posibles -, Kane vuelve a ponerse la estrellita de hojalata y se queda. No se queda por el deber, no se queda por convicción de que eso es lo justo y no se queda por meras pelotas; se queda porque lo van a perseguir porque, por más que se vaya, lo van a perseguir donde sea. Él lo sabe y eso es una razón…¿para quedarse? ¿para quedarse exactamente ahí?
Kane no es el pistolero más rápido del Oeste con lo cual hay dos resultados posibles: o mata o lo matan. Si lo matan, su cuerpo queda tirado en el centro del pueblo y va a convertirse en el cadáver de la unión social, el que va a obligar a que cada uno de los ciudadanos se tenga que recriminar su inacción, su falta de cooperación y, antes que nada, la de los otros. Si no lo matan, Kane los va a haber matado y entonces va a arrojar su estrellita de hojalata al suelo y se va a ir sólo; esa salida solitaria hacia el horizonte inconmensurable del oeste, esa salida gloriosa e individualmente heroica, también va a callar al pueblo, reflexionando sobre su inacción, viendo cómo al final terminan triunfando los que se comprometen, los que ponen el cuerpo, es decir todos los que no son ellos. En cualquiera de las dos opciones, lo que hay es culpa, remordimiento.
Lo realmente metafórico de la película está precisamente en esto: si Kane se va, lo van a perseguir, pero lo van a terminar matando en otro pueblo y la culpa, la responsabilidad ya es menos evidente para el pueblo que lo abandonó. El hecho de que el desenlace tenga que producirse exactamente ahí, en el lugar donde todos le dieron la espalda, aumenta increíblemente la responsabilidad y el remordimiento del pueblo entero. Obviamente, el guionista Carl Foreman se mudó a Inglaterra mientras McCarthy tuvo poder.
(*) pic from here

6 comentarios:

julieta dijo...

me gustó esta reseña. y sí, el plano es perfecto.

también me había gustado la otra del tipo que se enamora de la hija (western I: santos o cagones).

beso.

Nacho dijo...

Esta peli es una masa. A la hora señalada. Aguante el Western. Vi Rio Bravo, casi me largo a llorar... A ver cuando una reseña de Ford.
Abrazo

Nacho dijo...

Río Grande, no Río Bravo.
Disculpen mi inorancia.
:D

Playmobil Hipotético dijo...

nachon: mañana me llegan nueve pelis más; creo que hay cinco de Ford. Hay que organizar la western party

julieta dijo...

nacho: tenés A la hora señalada y Río grande para pasármelas?

puedo ir a sus reuniones de western? yo puedo aportar mi mirada de género... jaja...

beso.

Playmobil Hipotético dijo...

julieta: yo tengo a la hora señalada, no rio grande
por otra parte, podés venir pero las mujeres no la pasaban bien en el western, así que venga preparada.