type='text/javascript'/> Mundo Playmobxx: Armonía preestablecida

27.2.07

Armonía preestablecida


La combinación de la relectura de De qué hablamos cuándo hablamos de amor y Le Mépris de Godard producen esa extraña sensación de armonía preestablecida entre la conciencia y el mundo exterior.

Carver no nombra pero, sin embargo, produce un círculo inevitable acerca de eso no nombrado. Le Mépris empieza con Bardot preguntándole a su esposo - Michel Piccoli – si le gustan sus muslos, su culo, si prefiere sus tetas o sus pezones. Luego de que Bardot da un paseo en auto con el productor de la película en la que su esposo trabaja, ellos ya no son los mismos.

Piccoli se va a cansar de preguntarle qué pasa, por qué no es la misma; la va a abofetear pero ella seguirá obstinada en su silencio. En realidad, ¿que más hay que decir? Lo otro es querer racionalizar algo que es irracional de por sí; de la misma forma que querer explicar por qué al principio de las relaciones uno vive en una sensación de irrealidad.

Y además, claro, es Bardot quien se calla.

6 comentarios:

Matías Pailos dijo...

Prefiero culo a tetas, pero prefiero las tetas de Bardot al culo de Bardot.
Tengo que ver ese Godard. (Ya que me lo preguntan, recomiendo enfáticamente 'Masculin/Femenin'.) Tengo que leer Carver.

Vuelo Máximo dijo...

Muy bueno! 100% recomendable.

Simpática y puntual dijo...

PH: el último comercial de DOVE (productos de belleza para mujer) consiste en algo del estilo de lo de Godard (claramente los publicitarios ven cine), la chica le pregunta señalandole las partes del cuerpo a su novio que parte prefiere, culo, tetas, piernas, y zas, el prefiere sus axilas, obvio, porque el comercial vende desodorante humectante de axilas.

MP: Chiche Gelblung dice que los argentinos son más culeros que teteros.

Ashberry dijo...

BB es más bella cuando calla. Y esto no es machismo.

p. de pau dijo...

No sé porque el final de este post, cuando hablás de lo racional/irracional me viene a la cabeza esa frase que dice que uno se separa de una persona por las mismas razones que se enamoró.
Hace mucho que no releo Carver, gracias por traerlo.

saludos.

nadie dijo...

Su referencia a Carver y el tratamiento de un mundo exterior armonizado con respecto al furor del amor que nos hace sentir una mujer (en este caso Bardot), me hizo pensar en que el amor tiende al agua tibia. Pero hasta el agua tibia tiene dos maneras de conseguirse: se la calienta un poco y se la mantiene sin ninguna clase de peligro; o se la hierve con peligro de quemarse y se la deja enfriar de a poco. Yo he preferido la segunda, así he quedado, sin lugar para una llaga más.

Pero además me hizo recordar una exquisita pieza musical de Los Ladrones Sueltos:

"Y un dia charlando se dio cunta
que ella nunca decia nada,
y ya charlando
y con mucha ternura le dijo,
le dijo "nena vos sos muda"

Era muda era muda
era muda la mina muda

No le dijo, no le dijo, no le dijo, no le djio nada, nunca dijo, nunca dijo, nunca dijo, nunca dijo nada.

PD: PH... Vuelo Máximo lo confundió con Mercado Libre?