type='text/javascript'/> Mundo Playmobxx: Grizzly Man: naturaleza alemana

18.9.08

Grizzly Man: naturaleza alemana


Desde hace algunos años, Herzog se dedicó a filmar documentales. El cambio no es grande. Falta Kinski pero sin embargo consigue otros locos. Como casi todos los que deciden irse a vivir al Polo Sur en Encounters at the End of the World o como Tim Threadwell, un activista ecológico que vivía con los osos pardos en Alaska y que, por supuesto, fue devorado por un oso pardo. Grizzly Man trata sobre la vida de Tim pero, como en toda edición que haga Herzog, va de muchas otras cosas.

El mito del estado de naturaleza que da origen a las teorías políticas modernas suponía muchas cosas pero la principal era que el hombre mantenía una relación tensa con la naturaleza y que una de las formas de escapar de esa tensión era conquistarla. Este motivo de conquista está en Aguirre, la Ira de Dios y obviamente, en Fitzcarraldo; el expedicionario, el aventurero que tiene el fin de dominar, de conquistar ese mundo salvaje, anárquico y principalmente irracionalmente frío. Todos fracasan en hacerlo.

Algo que caracterizan a los documentales de Herzog es la sensación de comodidad que uno siente cuando los ve; no importa que Tim esté a tres metros de los osos y que parezca que van a atacarlo indefectiblemente, no importa que Herzog escuche en sus parlantes el audio del momento en que el oso finalmente devora a Tim y se ponga a llorar; es inevitable que esos momentos donde el acento alemán de Herzog - lento y claro - aparezca en la película sean como si un amigo hiciera un comentario en plena filmación. Y los comentarios siempre son los indicados.

Una de las cosas que dice Werner es que Tim “ignoraba que en la naturaleza hay depredadores. Pienso que el común denominador en el universo no es la armonía sino el caos, la hostilidad y la muerte.”

Tomando eso como hipótesis de edición, Herzog va destruyendo la imagen contraria al mito del estado de naturaleza, la naturaleza buena cargada de sentimentalidad: lo que pretenden Tim y los Grizzly People es un retorno armónico a la naturaleza, un lugar donde el afán civilizatorio del hombre no haya llegado, donde la naturaleza buena y primigenia rousseauniana esté como transfondo. A medida que avanza el documental, esto se hace imposible: el infantil Tim, el descuidado Tim se va convirtiendo en alguien completamente irascible, alguien con un pasado de confusión y drogas que parece haber desaparecido como un pasado de pecados después de la redención, la cual encuentra en la vida natural, en el mundo salvaje. Pero en este mundo salvaje, justamente, lo que hay es salvajismo, anarquía y domino del más fuerte en un sentido primitivo. Otra vez el hombre fracasa en construir alguna relación con la naturaleza

Y entonces, cada vez que Tim le dice al oso que lo ama, al zorro muerto que lo ama, a la abeja muerta que la ama, las moscas sobrevuelan absolutamente todo; de hecho hay planos, donde las moscas caminan sobre el lente, magnificadas por el aumento, como una especie de monstruos.

En otro momento, en una de las escenas de las cintas filmadas por Tim, vemos un oso haciendo la plancha, en lo que parece una especie de zambullida lúdica, más propia de un zoológico que de Alaska; a los pocos segundos, Herzog nos dice: cuidado, eso es también signo de desesperación. El oso está intentando tomar aire para bucear hasta el fondo del lago y conseguir los últimos peces disponibles; en cuanto se acaben, se empezarán a comer entre ellos. O a comer cualquier otra cosa.

(*)pic from here

8 comentarios:

julieta dijo...

me gustó la reseña. sólo quiero agregar una cosa: estuvo muy mal herzog en no pasar el audio del momento de la muerte de tim. muy mal. me quedé con todas las ganas de escucharlo. es más, una de las razones por las que vi la película fue para escuchar el audio... que finalmente no se escucha... una desilusión... la última de él que dieron en el bafici no la vi, porque no fui al bafici.

beso.

pd.: creo que hoy te mando tu texto con mis comentarios y correcciones editoriales. jeje...

julieta dijo...

el hombre mantenía una relación tensa con la naturaleza

un lugar donde el afán civilizatorio del hombre no haya llegado

Otra vez el hombre fracasa en construir alguna relación con la naturaleza

la policía de género me dice que te diga que "hombre" no es igual a "ser humano"... jajaja... yo sólo te transmito su mensaje... jajaja...

Eric dijo...

Impresionante Herzog, y muy cierta la observación sobre la naturaleza alemana. Hace algún tiempo escuché hablar de esta película y casi que me daba miedo verla. La imaginaba imponente y cruel, como suele ser la naturaleza en las películas de Herzog, pero al mismo tiempo temí que me decepcionara (no sé por qué, las últimas cosas que vi de él no me gustaron tanto).
Ahora la veo. Sí señor.

Playmobil Hipotético dijo...

julieta: la policía de la humanid@d en general, tanto de hombres como de mujeres, te advierte que estás completamente desquiciada: ¿cómo vas a salir indignada por que no pasan el audio? La culpa la tiene Crónica que te malacostumbra.
Eric: la naturaleza es cruel e imponenente, exactamente; aparte, hay un personaje que a vos te va a encantar mal. Es el tipo que hizo la autopsia: te juro que cuenta la autopsia de una manera tan detallada y emotiva que realmente pensás que le gusta lo que hace.(pensá en la autopsia de un tipo comido por un oso)

julieta dijo...

ah, el tipo que cuenta la autopsia me encantó. y la descripción de la misma también... y sí, es la mala influencia de crónica... jaja...

julieta dijo...

aunque podrían haber mandado unas fotos, aunque sea...

julieta dijo...

el primer "aunque" está de más.

y con "unas fotos" me refiero a fotos de la autopsia... pero ni eso siquiera... una lástima...

julieta dijo...

recién te mandé un mensaje con el texto revisado y corregido (incluida la bibliografía). espero que te sirva. un beso.